domingo, 15 de mayo de 2011

De envase a maceta

Con los envases de plástico
podemos ahorrar la compra de macetas. Algunos ya tienen forma de maceta, como los botes de pintura y los hay de muchos tamaños. Otros, podemos adaptarlos para que nos sean útiles, por ejemplo los de tipo botella que se pueden cortar para conseguir la forma adecuada (y de paso conseguir un embudo).
Después, podemos divertirnos haciendo un poco de decoración. Lo más habitual será pintarlas. Para ello es necesario una imprimación como base de la pintura; la imprimación deberá estar adaptada al tipo de superficie, si bien en el mercado hay algunas que sirven para varios tipos (imprimación universal), incluido el plástico o PVC. Sin embargo, antes de poner la imprimación habrá que lijar la zona de pintado, para mejorar su adherencia. Cuando esté seco se podrá dibujar el motivo para pintar o pintar directamente.
Si se desea hacer un dibujo que se repita alrededor de la maceta, es útil distribuir en partes iguales previamente, recordando que es una forma geométrica redonda (cilíndrica o troncocónica) y vista desde arriba es como dividir una circunferencia en partes
iguales.

Guada, 2011